Picasso - Homenaje al Torero 

Reúne medio centenar de grabados, collages, dibujos y cerámicas que el genio malagueño realizó entre 1956 y 1965 y regaló a Luis Miguel Dominguín, el torero número uno de los años 50, a su esposa Lucía Bosé y sus hijos Lucía, Miguel y Paola, sus entrañables amigos de aquellos tiempos.

Picasso Homaje al torero manifiesta el vínculo y la incidencia del famoso torero en el pintor Pablo Picasso. Tras las obras de arte que la integran late el alma de un artista excepcional que encontró en su amigo Dominguín una fuente de inspiración y creación. Cada una de las piezas tiene un importante valor artístico, pero indudablemente, hay tras ellas una historia personal, de amistad y de complicidad entre dos grandes personalidades.

La colección, que ya se ha mostrado con éxito en diferentes museos de Europa y América, está formada por diez dibujos y collages estampados originales de Pablo Picasso, diez grabados y 33 cerámicas creadas y decoradas por Picasso, todos ellos regalos de su autor a la familia Dominguín Bosé y la mayoría dedicados especialmente.

Asimismo se muestran plantas y alzados de un proyecto de plaza de toros creado por el arquitecto catalán Antonio Bonet, avalado y firmado por Picasso y Dominguín, en 1962, y una importante serie de fotografías del artista y el torero que ilustran la íntima amistad que existió entre ellos, lo que será complementado con material audiovisual e información a través de computadores. 


También se exhibirán los libros “Toros y Toreros” (1959), con texto de Luis Miguel Dominguín, comentarios de George Boudaille, e ilustraciones de Pablo Picasso (que incluyen cubierta y contracubierta); “A los toros, avec Picasso” (1962), con texto de Jaime Sabartés, y el libro-catálogo “Picasso and man” (1964), de la Art Gallery of Toronto, del Museo de Arte de Montreal.

Paralelamente se realizará un ciclo de cine que contempla películas en torno a los toros y toreros, desde “Sangre y Arena”, con Tyrone Power, hasta “Hable con ella”, de Almodóvar, pasando por “Carmen”, de Carlos Saura.

 

La exposición tiene la particularidad de reunir piezas dedicadas íntegramente a la tauromaquia, tema que apasionó a Picasso durante toda su vida y al que le dedicó numerosos estudios y obras. La pasión por las plazas, los toreros y los toros, fue una constante en la vida del pintor malagueño. Con la tauromaquia se consagra, junto con Goya, como el artista español que mejor comprende y expresa el mundo de los toros.